Este Blog es un espacio para humanistas que creen que nuestra patria colombiana pueda llegar a tener una esperanza en la tierra donde en ella sea posible poder vivir con plena conciencia de ser demócratas, artistas y libre pensadores. Donde vivir con dignidad sea el sueño de nuestros herederos en esa gran tierra de las músicas eternas!

Monday, June 05, 2006

LOS TANQUES DEL SILENCIO NO CALLARÁN

LOS TANQUES DEL SILENCIO NO CALLARÁN
(29-04-06)


Omar Ñañez Camacho

I
Despedir a un amigo tan entrañable y querido como Jaime es una tarea muy difícil e ingrata, solo soportable por la presencia de ustedes y de las miles de manifestaciones de solidaridad y afecto, que valoro y agradezco.

Desde el día 21 de Marzo, en los “tanques del silencio”, arriba del Parque Nacional, fue silenciada la voz del compañero Jaime Enrique Gómez, a quién hoy despedimos con este sentido homenaje cargado de dolor y coraje, por la forma inhumana como lo desaparecieron y asesinaron.

En los años setentas recordamos a Jaime como un dirigente de los trabajadores de la ETB y del Distrito de Bogotá, con quienes participó en las formidables jornadas cívicas y populares que estremecieron el país a finales de esta década.
En los años ochenta, sentimos su impulso entusiasta de las propuestas sindicales y políticas que dieron lugar a la Central Unitaria de Trabajadores, al Diálogo Nacional, a las Negociaciones de Paz y a la Asamblea Nacional Constituyente.
En los años noventas participó de las conquistas logradas en la Constitución del 91 e hizo parte de la resistencia ideológica y política al auge de las corrientes de derecha y neoliberales surgidas en ésta década.
Y en años recientes, Jaime estuvo en primera línea, al lado de la Senadora Piedad Córdoba, en la lucha contra el Referendo, la Impunidad , la Reelección Presidencial y el TLC. En éste largo y sostenido proceso de militancias, Jaime levantó muchas banderas y una sola causa: la causa de la democracia, de los derechos humanos, de los trabajadores, del desarrollo nacional, de la soberanía y de la integración Latinoamericana.

En toda su trayectoria, ya como dirigente sindical social y político, ya como concejal, catedrático o como asesor, nos encontramos siempre con un Jaime comprometido, esencial, de principios, leal, fraternal, y con un incansable luchador por la unidad de todos los demócratas, como una condición indispensable para alcanzar una República Social.
Jaime fue un constructor y conductor de procesos sociales, animado siempre por la certidumbre en una sociedad más justa y la “confianza en el mejoramiento humano, en la vida futura y en la posibilidad de la virtud” como lo dijera el Poeta José Martí.

II
Entre las muchas virtudes del Jaime que conocimos se destaca como una joya en su vida su elevada ética, compuesta por altruismo, conciencia crítica, rebeldía, alegría, solidaridad y amistad.
Ética orientada de manera fundamental con tres compromisos esenciales: el compromiso con la gente, con la búsqueda de la verdad y con la alegría de vivir.

El primero lo llevó a ejercer el profundo humanismo que subyace y alimenta las causas sociales que defendió.
A concebir y ejercer la política como un instrumento al servicio del bien público. A respaldar con los hechos la palabra que empeñaba.
A ejercer el derecho a la rebelión contra la injusticia.
A entregar su inmenso cariño a las personas con quienes trabajó y lo conocieron y a confirmar, con su vida cotidiana, que la amistad es el invento mas maravilloso del ser humano.

Su compromiso con la búsqueda de la verdad lo llevó a la academia, a contrastar su experiencia social con la investigación científica.
Alejado de los dogmas, Jaime tenía un gran espíritu investigador, sobre todo, de escrutador de la memoria, de la historia.
Jaime tenía profundas convicciones socialistas y se había impuesto la tarea de construir un pensamiento latinoamericano propio a partir de las raíces de Martí, Bolívar, Gaitán, el Che, Camilo, Bateman y muchos otros pensadores y héroes que soñaban, como nosotros, con los vientos libertarios de América Latina.

El ejercicio de la alegría en un país enlutado y callado por el miedo es su mejor ejemplo de rebeldía. La risa es iconoclasta y liberadora por excelencia hasta el punto de ser proscrita por la guadaña asesina que nos privó del otro Jaime, el humorista.
También Jaime era un bacán. Se gozaba por igual una copa de vino, un buen libro, un bolero, una tertulia, un amigo, una rumba, una polémica.
Siempre entregado a quienes lo amaron, a su familia, a sus hijos, a sus compañeros.
Por esto lo tenemos que recordar como lo recomendara el poeta Julios Fucik: “Que la tristeza nunca sea unida a su nombre”.





III
La última gran batalla de Jaime fue la batalla contra la impunidad, al lado de Piedad y alrededor del Proyecto de Ley de Verdad, Justicia y Reparación que ella presentó al Congreso.
Al respecto, Jaime escribió:

“El pensamiento fascista se resiste a aceptar que la restauración moral e intelectual de la república pasa por resarcir las atrocidades cometidas y combatir los males comunes a todos: la pobreza, la exclusión social, económica y política: la paz impuesta sobre el odio y el miedo nunca será estable y duradera”.

Y no puede serlo sobre la base de la represión y la impunidad. Las cifras de la guerra sucia en tres décadas ininterrumpidas hablan por si solas: 8.513 personas torturadas; 4.388 masacres con saldo de 23.607 víctimas; 45.000 homicidios políticos; 4 Candidatos Presidenciales asesinados; 7.932 desapariciones forzadas; 3 millones de desplazados; 4 millones de tierras acumuladas con violencia; 30.000 paramilitares legalizados y sólo 600 vinculados a investigaciones de crímenes de lesa humanidad en condiciones jurídicas ventajosas para ellos.
Todo un desastre social sobre el que se elige y se quiere reelegir un régimen político destinado a llenar de riqueza y privilegios a la minoría que lo usufructúa.

Por el contrario, la llamada Ley de Justicia y Paz, además de garantizar la impunidad sólo ha servido como mampara para la legalización de capitales, lavar dólares, y paramilitarizar la política, la inteligencia, la seguridad, el crédito y la distribución de tierras, como ha quedado demostrado en los escándalos no aclarados de la penetración paramilitar en el DAS, Incoder, Supervigilancia y Finagro.

Así que la lucha contra la impunidad que realizó en vida el compañero Jaime, la continua después de muerto, pues si algo explica la extraordinaria movilización y la enorme conmoción, dentro y fuera del país, que ha causado la desaparición y el crimen de Jaime Gómez es que desde la Colombia profunda se ha levantado un grito clamoroso diciendo NO al terrorismo de Estado.
No más desapariciones.
No más asesinatos políticos.
No más ejecuciones extrajudiciales.
No más redadas masivas.
No más impunidad.
No más encubrimientos.
No más mentiras oficiales.
Queremos una comisión de la verdad, que aplique justicia y que repare a las víctimas
IV
Con la muerte de Jaime Gómez se abre de nuevo el debate contra la impunidad.
Ya quisiéramos que, aún con el dolor que causa, se tratara de un accidente. Pero tenemos razones y preguntas sin resolver para afirmar que se trata de un crimen político.
¿Cómo se explican las hostilidades, las amenazas, las presiones militares, las retenciones, las listas, las interceptaciones telefónicas a la campaña electoral de Piedad Córdoba, en la cual Jaime era dirigente?
¿Cómo se explica su desaparición durante un mes en una zona central, vigilada, transitada y escudriñada en varias ocasiones?
¿Cómo explicar el encuentro de sus despojos desmembrados, incompletos y fracturados, en un lugar visible sin que se hayan detectado signos que delataran su presencia?
¿Cómo se explica el levantamiento irregular del cuerpo sin vida y la falta de control, coordinación y estudio riguroso del escenario de su encuentro?
¿Dónde estuvo el cuerpo embalado durante cuatro horas transcurridas en el transporte entre el sitio del levantamiento y Medicina Legal? ¿Desde dónde se coordinó la campaña de desinformación de los medios de comunicación?
Estos son interrogantes aún no resueltos que nos llenan de profundo dolor y que no estamos dispuestos a absolverlos precipitadamente con un manto de silencio y de impunidad.

Por esto estamos por que la lucha contra la desaparición de Jaime y su posterior asesinato se convierta en símbolo de resistencia por la vida. Que contribuya a vencer la intimidación y el miedo que se ha apoderado de la conciencia nacional.
Que Bogotá se conmueva por los desaparecidos y los desplazados del campo.
Que no nos acostumbremos a ver a los campesinos convertidos en mendigos y marionetas en los semáforos.
A mirar las cifras del terror que nos enluta sin que nos conmovamos y nos rebelemos.
Debemos convertirnos en la voz de los que no tienen voz.
En la presencia de los que no tienen presencia.
En la conciencia nacional que le diga alto al terrorismo de Estado.
Compañero Jaime, la tarea que nos planteaste por la verdad y la justicia en nuestra patria, por la soberanía en nuestra América, sigue vigente.
Tus ideas y tu ejemplo son vida y seguirán dando vida.
Hoy, con un hermanable hasta siempre, reiteramos nuestro compromiso inquebrantable.

Omar Ñañez Camacho
Coordinador Nacional de Poder Ciudadano

A JAIME,MI PADRE...de Diana, su niña

Sábado, 29 de abril de 2006

A Jaime, mi PADRE
De Diana, su niña

Hubiese querido verte de pie, caminando, darte un abrazo, verte reír y escucharnos.
Tener paciencia para saber de tu propia boca y desde tu dolor que paso.
Contarte todo lo que hicimos por lograr que te liberaran, que recibimos muchos correos, cartas, solidaridad, que mucha gente camino y grito a nuestro lado por tu libertad, por el respeto de tu vida y el de disentir.
Muy rápido cuando supe que te habían llevado pensé que no aguantabas mucho, que primero ponías tu dignidad y acelerabas lo que tuviera que venir.
Sin embargo me deje, nos dejamos atrapar por la esperanza.
Creí, creímos, que era posible que estuvieras vivo.
Y sí, estabas y seguirás vivo, es tú fuerza, eres tú, son tus convicciones, tus ideas, las que nos movieron a caminar, a exigir, a hablar, a quitarnos la Parca de encima aunque fatalmente en este momento histórico muchos se empeñen en que sea nuestro presente y nuestro futuro.
No te pude ver de pie, tampoco tuve un cuerpo yerto que abrazar, entonces me tuve, nos tuvimos que enfrentar a la realidad, sólo trozos de ti, sólo huesos pude ver.
Huesos, tristes huesos, desarticulados como está el país.
Me detengo y pienso, sí, sólo huesos, pero tus huesos.
Hicimos y deshicimos hasta que logramos que tu historia no fuera la misma de muchos desaparecidos. Tuvimos tus restos.
Al menos eso.
Y rápido.
Este acto, como muchos actos, es un rito de paso, una puesta en escena que como todo lo tuyo lo reinventamos.
Al estar en construcción puede tener muchos desenlaces, como nos gusta lo colectivo, lo que pase de hoy en adelante puede ser resultado de un libreto construido entre todas y todos.
Por ahora tres actos.

Acto I. Jaime el humanista
Jaime, mi padre, nuestro padre, el esposo, el hijo, el hermano, el tío, el primo, el amigo, el ciudadano era / es el comprometido con la democracia. Jaime, el que creció con algunas privaciones y ganas que brotaban desde sus entrañas por ayudar a la gente fue el hombre coherente que se dio la vida que quiso darse.
Es el bacán. Es el padre que es amigo, es el amigo que es solidario, es el hombre solidario que es comprometido. El sindicalista, el Concejal, el activista social, el político.
El que ensayo opciones y quizás por eso nunca dogmático ni sectario.
El que amo a más no poder, era un intelectual, un autodidacta, hecho a pulso, con esfuerzo. El amante de la música de Chopin, Mozart, Beethoven, del jazz, del son cubano, el tango “la vida fue y será una porquería ya lo sé, en el 2000 también...”, la salsa, el bolero… Jaime, el que no temía hacer el oso, el sarcástico, el hombre inteligente.
El amante del cine, el artista frustrado.
El aprendiz de piano, el soñador de teatro.
No es sólo uno el Jaime por recordar y reivindicar, multidimensional fue el hombre que leyendo aprendió a leer y releer a Marx, al marxismo, a pensar y re-pensar el socialismo, la democracia, las reivindicaciones de los trabajadores, la lucha de clases, las demandas de las identidades y a Latinoamérica.
Jaime, el que siempre ha sido de izquierda, el opositor del presente con la pluma y las palabras construía desde su vida cotidiana una sociedad más justa y real.
Ese es el Jaime que tiene dos hijos de dos madres diferentes y una compañera con quien decidió no tenerlos, es el hombre que consecuente con su pensamiento nos invito a reinventar el concepto de familia.
Sí, somos subversores, esos somos. Jaime, el de ese cajón triste, trágico y fatal, es el mismo que no dejaba de hacernos bromas a Sebastián y a mí para desde ellas invitarnos a dar todo de sí, a construir nuestro futuro, a decidirlo, a labrarlo.
Es el mismo Jaime que le decía a la abuela “madre” con ternura y le tenía paciencia.
El mismo tío brusco que brindaba amor y consejos permanentes.
El amigo del que siempre la gente tuvo apoyo.
El hermano mayor que reflejaba autoridad pero por amor, no por miedo.
El primo cómplice, el ciudadano, el buscador de alternativas.
Al que aquí le ratificamos la promesa, de cómo hermanos, Sebastián y yo, siempre estar unidos.
Y a quien le digo, le decimos, que está familia se mantendrá unida y que Lelys, su compañera, su amiga, será mi amiga. Jaime fue asesinado, pero no se llevan con su cuerpo su legado, un humanista más sigue vivo en las ideas que aunque no se quiera siempre están vivas. Te quiero papi. Gracias por todo lo que me has dado.

II Acto. El país que nos tocó.
¿No habrá manera de que Colombia
en lugar de matar a sus hijos los haga dignos de vivir?
Si Colombia no puede responder a esta pregunta,
entonces profetizo una tragedia: “Desquite” resucitará,
y la tierra volverá a ser regada de sangre, dolor y lágrimas”
(Gonzalo Arango, poema dejado sobre
la tumba del “Capitán Desquite”, 1964).

Guerra, maldita guerra.
Poder, maldito poder.
Esta sociedad no es viable sino profundizamos la democracia para radicalizarla. Sino re-aprendemos el sentido político y ético de la vida, sino privilegiamos la palabra, el debate, las discusiones argumentadas, y sino, entre otras cosas, reinventamos la acción colectiva. Reivindico con nombre propio, como Diana Gómez, el diálogo y no la utilización de hechos violentos degradantes de la condición humana.
Reivindico la NoViolencia no desde la ahistoricidad o esencialismos, lo hago desde nuestro presente. No se trata de permitir que a mansalva nos maten, pero tampoco de prolongar un maldito círculo vicioso, de alimentar desde el odio y la venganza muerte, porque muerte trae muerte.
Es la acción colectiva articulada, global, de clase, identidades, condiciones, redistributiva y de reconocimiento la que puede permitir que este país no se siga sumando en divisiones tajantes, innecesarias, en dogmatismos, sectarismos, dictaduras y violaciones permanentes de nuestros derechos. ¿Cómo construir un futuro luego de caminar por tanta barbarie?
Vamos a exigir condiciones para vivir en este país, vamos a exigir la soberanía, la dignidad, la redistribución de la riqueza, el respeto a la vida, el cese de la impunidad, la reconciliación, la viabilidad, condiciones para las elecciones, porque entre otras cosas es lo que no tenemos.
Pero digo, propongo, sin desesperarnos, desde la vía democrática, desde este tipo de oposición, desde el respeto y entendimiento de los derechos individuales y colectivos, desde el pleno disfrute de las subjetividades, las opciones sexuales, religiosas y de vida. Vamos a exigir que en este país podamos vivir y tener condiciones para hacerlo. No queremos más colombianas y colombianos desarraigados por la violencia y por la falta de oportunidades para desarrollar sus potencialidades.
Queremos a la tía Marlen, a Magda, a Camilo, Javier, Paula, Angie y los chicos aquí, con posibilidades brindadas por un Estado Social de Derecho.
Queremos el derecho a vivir sin miedo, en nuestra tierra, para cumplir nuestros sueños. Queremos un país sin desapariciones, sin secuestros, sin torturas.
Quiero saber que construimos paso a paso, palmo a palmo condiciones para que no cunda el odio, la desesperanza, el ansia de poder y la desesperación. Las cuatro conducen a la profundización de la guerra, esta a la muerte, esta al caos. Herida de muerte no quiero más muertes, ni la mía. Papi, seguiremos hablando, debatiendo, las ideas nunca mueren, Marx está en mí como en ti, por eso seguiré soñando, construyendo desde utopías.

Acto III. El futuro. Verdad, Justicia y Reparación históricas.
No quería ser una Antígona, pero me tocó. No querías morir así ni tan joven, pero te tocó. No querías que te enterraran, pero te tocó.
No queríamos quedarnos tan rápido sin padre pero nos tocó. No queremos ver más sangre, más muertos a mansalva, más madres llorando hijos devorados por el odio, el poder, la intolerancia.
No queremos más esposas guardando la mitad de una cama que no volverá a ocupar el mismo cuerpo. No queremos más guerra, no quiero llenarme de odio pero no puedo conformarme con mentiras. Quiero, más adelante, como resultado de procesos, una sociedad reconciliada pero que no pisotee nuestros derechos a la Verdad, la Justicia y la Reparación.
No soy, ni seré una víctima sobreviviente que se niegue a la construcción de un mejor país, pero no a costa del olvido.
Milán Kundera dice: “la lucha de un pueblo contra el poder, es la lucha de la memoria contra el olvido”. Dura, oscura, gris, fría como la muerte es nuestra realidad, pero no por ello inmanejable, al país como al Ave Fénix le toca resurgir de las cenizas, esas cenizas que han dejado torturas, mutilaciones, asesinatos a mansalva, bombas, atentados, emboscadas, tomas.
Yo no pedí nacer en este país, pero sé que podemos ayudar a construir uno mejor, menos impune, más humano, más solidario, más conciente, más ecuánime, pasional, pero por la vida, no por la muerte.
Sin memoria histórica no hay identidad histórica.
Sin verdad no hay memoria.
Sin Justicia y sin Reparación no hay confianza. Sin una gran proporción de ellas no hay reconciliación.
Padre, Jaime, mi amigo… te amo, tu muerte no es en vano ni tampoco quedará impune. Aunque mi ánimo y mis energías están casi agotadas en algún paraje junto a ti recargaré mis fuerzas, tomaré un poco de cada persona que nos rodea y extraeré desde sueños toda esa otra que te quedaba.
Quizás, entonces, me deje contagiar de nuevo por la esperanza. Ni a tu madre, ni a ti y quizás a mi tampoco nos toque el país que soñamos y por el que siempre hemos luchado, pero a lo mejor, quien sabe, a la generación que viene, a la de tus pequeños sobrinos, les sonría este país.
Pero escuchen todas y todos, sí queremos una mejor Colombia debemos construirla, pensar, actuar. No tragar entero. Decidir, analizar y de nuevo actuar. Para terminar hoy, porque acabo de decidir que no parare, quiero plantear, pensando en nuestro futuro más próximo lo siguiente:
1. Te mataron, no hay garantías para el ejercicio de la oposición, así tal cual las condiciones actuales, las elecciones presidenciales no son legítimas.
2. Te torturaron, la Seguridad Democrática no sirve, o sólo sirve para algunos, para quienes han matado a mansalva, han violado y siguen violando mujeres, para los poderosos, los ricos que se dividen este país como una torta.
3. Hemos alzado la voz, tememos por nuestras vidas, no más Gómez muertos, no más gente de Poder Ciudadano y de la oposición asesinada. La profundización de la guerra como opción política contribuye a la existencia de actos violentos, de intimidaciones, de miedos, nos lleva a sumarnos más profundamente en la barbarie.
4. Siempre proponías algo, hay que actuar, esto es una obra de teatro, cada quien decide si se queda o no de espectador y a que personaje le da su apoyo. Yo se lo doy a ese/esa que es ideas, que es palabras, que habla, que debate, que expresa, que no teme a las disidencias y a las confrontaciones. Papi, ¿recuerdas la última obra de teatro que vimos el sábado antes de que te desaparecieran?, Crimen y castigo. Y el castigo también es personal.
Para un hasta pronto, nota: Léase entre líneas, no creo en la opción de Álvaro Uribe. No, mejor, no entre líneas, lo digo de frente como me enseño mi padre y por él, ni un voto por la profundización de la guerra. Que quede claro, esto es oposición desde las palabras no desde la violencia. Si me quieren responder escucho argumentos, espero no recibir balas.
Del deseo al hecho, de las acciones al deseo. Jaime Gómez, mi padre, siempre estará vivo.



Diana Marcela Gómez Correal

Monday, May 22, 2006

LOS AMIGOS DE JAIME GOMEZ

Recordaron a Jaime el día sábado 20 de Mayo del 2006.
Salud para todos ellos.

MUCHAS COSAS SUCEDEN ALREDEDOR DE LA MUERTE DE JAIME GOMEZ

En nuestro país político del olvido, se ha querido pasar por alto hasta las cosas más primordiales que han sucedido en torno al proceso extrajurídido que se le practicó a Jaime Gómez.
Nos llegan a creer que somos totalmente brutos y que la vida con el ejemplo del proceso llevado a cabo en el caso Jaime Enrique Gómez Velásquez no nos enseña muchas cosas, eso es un verdadero exabrupto, amigas y amigos.
La brutal ejecución extrajudicial que hicieron los desalmados sobre la humanidad de Jaime Gómez nos deja un claro ejemplo.
No se puede ser ingenuo frente a acontecimientos de semejante magnitud.
Esto que ha sucedido deja al descubierto muchas cuestiones que suceden alrededor y que hoy merecen que se les hagan lecturas correspondientes.
No sólo es indescartable que el establecimiento está obrando muy deslealmente con los que le hacen oposición de manera leal y correcta, sin infrijirle golpes bajos al poder del corazón en la mano.
Tampoco es descartable que existe una máquina de muerte, muy preparada y casi que milimétrica, que obra bajo la diligencia de personas muy respetables dentro del Gobierno.
Es una máquina que tiene asiento en varias partes del poder de la Seguridad Democrática.
De eso es testigo, hasta el calanchín que reparte los tintos en la esquina de la calle de arriba del Edificio del Nuevo Congreso.
Lo sabe Enrique Santos Calderón. Lo sabe la señora del Secretario Privado del Gobernante Alvaro.
Lo saben los miembros del Cuerpo Consular.
Lo han sabido muchos personajes cercanos al antiguo ex-gobernador de Antioquia, fundadores de las CONVIVIR.
Lo vivió en carne propia don Pablo, y sino preguntenle al Presidente Gaviria.
Lo sabe Serpa. Lo sabe Samper.
Lo sabe Fracica.
Lo saben muchos, pero muchos colombianos más.
El poder de Alvaro es incontrovertible. Casi de un Furher. Casi de un Concialire de la Cosa Nostra Paisa.
Lo saben los Rodríguez Orejuela, que los extraditó.
Y ellos que sí tenían poder, les tocó agachar la cabeza.
Lo sabe la Companía de Jesús.
Realmente es muy delicado lo que está pasando en nuestra nación colombiana.
Por eso, nos preocupa la vida de los jóvenes de las Universidades Colombianas de los Andes y de la Javeriana que se han atrevido a cuestionar con nombre propio en el blog, dejatuhuella, en el periódico de la familia más alcahueta de toda la historia de nuestro país, la Familia Santos.
Se les olvida que Jaime siendo de la Javeriana, orientado en ese centro de educación fue vilmente destruido por pensar diferente, pensar como liberal y demócrata.
Recuerden compatriotas:
No se puede hacer política en contra de personajes facilmente irritables o que tienen pasados socio-culturales donde se tejen muchas dudas y muchos mantos de horror, como en la Medellín donde se empata cuando se peca y se es más rata.
No se puede creer que a uno como colombiano común y corriente lo protege una Constitución de Papel que poco a poco se ha ido deshilachando como le ha pasado a la Constitución Colombiana del 91.
Esos son argumentos muy dolorosos pero radicalmente contundentes.
Está época de terror es la más grave de todas las que se han vivido en la patria.
Lo han vivido y lo siguen viviendo los compatriotas indígenas que también fueron inmolados por decir que eran Demócratas cercanos a la franja amarilla y los asesinaron al otro día de sus promulgaciones.
Eso es algo bestial y muy triste para una nación sin Democracia y sin garantes ni en Europa ni en Asia ni en los Estados de Abraham Lincoln.
Será que Colombia para lo único que no está globalizada es para que los demás Estados no reconozcan su situación de crisis humanitaria.
Esto es muy triste, porque la máquina de la muerte está haciendo el chulavismo moderno de este siglo XXI.
No podemos ser más bobos.
Hay que ser escuetos a la hora de hacer los análisis.
Tenemos que observar con mucha prudencia porque tantas personas que han estado en el ojo del huracán Uribe, terminan en las fosas comunes como pudo haberle pasado a Jaime a manos de los mismos que fue reorganizando en la Dirección del DAS, el señor Noguera y que todavía tienen tiempo para poder con sus charreteras delinquir con todo el sigilo y la calma y así poder chuzar sus llamadas telefónicas y hasta poder identificar y seguir a la persona, trasladarse con ella desde Venezuela, descubrir su residencia como le sucedió a Jaime, perseguirlo, día y noche, cogerlo entre la Circunvalar y la Quinta, un 21 de marzo de este 2006, inyectarlo, sedarlo y poco a poco irlo destruyendo sin ninguna compasión. Esto es espantoso.
No nos olviemos que hay muchas cosas que suceden alrededor de la muerte de Jaime, muchas que algún día un Tribunal Internacional tendrá que dilucidar, por a Jaime lo amamos como colombiano, como liberal y como demócrata.
Viva el Partido Liberal!
Viva la Democracia!
Viva Jaime Gómez!
Viva el Poder Ciudadano!
Ninguna cámara de la séptima con treinta nueve da cuenta de eso. Ninguna cámara del Parque Nacional da cuenta de ese momento.
Ninguna cámara de la Caracas nos cuenta como Jaime Gómez si pasa entre las cinco de la mañana y las cinco y cuarto hacia los cerros orientales contiguos al Santuario de Monserrat.
Ninguna cámara nos cuenta como si pasan unos jóvenes muy particulares durante más de una semana por el mismo camino que transitaban los caminadores de la madrugada.
Ninguna cámara nos da el registro que esos jóvenes fueron los que se llevaron a Jaime Gómez con la más delicada acción porque para eso fueron contratados. Ninguna cámara de la policía tampoco nos cuenta que esa Bandola poco a poco después de hacer toda sus fechorías los van a ir desapareciendo con el mismo procedimiento que ellos le hicieron vivir a nuestro amigo Jaime Gómez.
Por eso, es que nos duele que el Alcalde Mayor de la ciudad capital no exija que le entreguen todos esos registros minímos. Olvida que su hijo conoció a Jaime Gómez y compartió infinidad de situaciones.

Wednesday, May 17, 2006

EL MISTERIO DE JAIME GÓMEZ Editorial de El Tiempo, Enrique Santos

Abril 25 de 2006
EDITORIAL
El misterio de Jaime Gómez
El hallazgo de los restos mortales de Jaime Gómez, historiador, politólogo, antiguo sindicalista y asesor de la senadora Piedad Córdoba, en un agreste paraje de los cerros orientales de Bogotá, más de un mes después de su desaparición, pone fin a un drama, pero inicia otro.

Con la confirmación de su muerte, termina de la manera más dura y triste para su familia, sus amigos y sus copartidarios la terrible angustia que representa la desaparición de un ser querido, sin saber de su paradero ni su suerte. Sin embargo, la aparición del cuerpo no ha esclarecido lo esencial: qué le pasó.

Por ahora, a la espera de que la necropsia y las pruebas forenses puedan arrojar alguna luz, todo se mantiene envuelto en un halo de misterio, que ha dado pie a versiones contradictorias de la familia, las autoridades y la senadora Córdoba.

Ni siquiera está claro si Jaime Gómez murió en un accidente o fue asesinado, o si murió o no en el lugar donde fueron encontrados sus restos el domingo por el perro de un paseante, ni cómo ocurrieron los hechos.

Lo cual deja abierto el drama de saber qué fue lo que realmente pasó. Es prematuro tanto concluir que se trató de una desaparición políticamente motivada, o de un crimen común, como dar por sentado que fue un accidente de quien acostumbraba hacer deporte en zonas cercanas al Parque Nacional.

No deja de ser preocupante la insistencia de la familia de Jaime Gómez, desde el comienzo del caso, en que su desaparición habría tenido móviles políticos, y en señalar, ahora que aparecieron los restos, presuntas incongruencias, como que la zona donde se lo encontró habría sido revisada y que no se trataba de un lugar que él frecuentara para sus ejercicios deportivos. El caso se ha prestado, por otra parte, para que la senadora Córdoba haya hecho fuertes pronunciamientos políticos.

Razones de más para que las autoridades establezcan con celeridad y eficacia las circunstancias que rodearon la desaparición y muerte de Jaime Gómez, además de mantener a la familia constante y exhaustivamente informada. En ese sentido se han pronunciado candidatos presidenciales como Carlos Gaviria.

Por su parte, la Vicepresidencia emitió un comunicado en el que declaró que la búsqueda de Jaime Gómez y, ahora, el esclarecimiento de su muerte han sido un asunto prioritario para el Gobierno. Esperemos que Medicina Legal proceda con toda diligencia y que la Policía y la Fiscalía, a cargo del caso, actúen transparente y prontamente. Aclarar lo sucedido debe ser toda una prioridad.

ORACIÓN POR JAIME GÓMEZ de Piedad Córdoba

ORACIÓN POR JAIME GÓMEZ
Piedad Córdoba Ruíz
Hoy fuiste tú, amigo Jaime. Mañana podremos ser nosotros los que ingresemos al catálogo ciego de este país de desaparecidos, de asesinados, de desplazados, de hombres y mujeres que marchan con la exclusión a cuestas, con sus amores y sus miedos bajo la continúa mentira oficial, la de hoy la de ayer y la de tantos años que no pudo ser registrada en la memoria.
Porque nunca hemos podido saber la verdad de los crímenes de estado, de estos mafiosos principitos que tejen falacias para el país mediático, en el cual las mujeres y los hombres somos instrumentos, frías cifras manipulables, estadísticas apenas, rostros sin nombre y sin asombro para satisfacer el apetito desmedido de quienes concentran riqueza, recursos, propiedad, tierra, información, saber y poder.
Quizás hoy como ayer se atrevan a decir con todo el cinismo que los caracteriza, que tu partida fue producto de circunstancias ajenas a la desaparición, la tortura y el asesinato.
Pero también hoy como ayer, mujeres y hombres demócratas que luchamos por un país en el cual podamos morir de viejos, no aceptaremos explicaciones falsas.
Continuaremos denunciando y siendo conciencia colectiva, para que la memoria no se pierda, para que la impunidad no continúe siendo el instrumento de corrupción y monopolio del poder y para que podamos encontrar el camino de la democracia, en lo cual empeñaste tu vida.
Tu asesinato nos anuncia que continuaremos por los caminos de la intolerancia, frente al que piensa y opina diferente.
Porque no se le combate con la argumentación y el debate democrático y pluralista, sino con el aniquilamiento, la desaparición y el destierro.
Pero también nos recuerda la tragedia milenaria de quienes pensamos otros mundos posibles y los construimos desde el pensamiento, desde la razón, desde el convencimiento, desde la palabra creativa, desde el compromiso con la libertad y la justicia.
Nos señala además que quienes soñamos mundos mejores para todas y todos, no debemos ocultar nuestras voces, ni rendirnos en la lucha.
Porque cada silencio, cada ambigüedad, cada retroceso, será una traición a tu memoria, a los sueños que te llevaban desde el hogar hasta la calle por los laberintos de esta ciudad de inequidades.
Allí donde tu voz era linimento, confianza, fe, fuerza, futuro y esperanza, verdad esencial que construía puentes desde el amor a los tuyos hasta el amor a los otros.
Aquellos hombres y aquellas mujeres del pueblo que te tocaban el corazón con sus angustias, con sus labios fatigados, con su mendrugo de sal y de sol, con sus sueños solidarios.
Hoy buscamos palabras para nombrarte en toda tu estatura, y sólo encontramos la poesía salvadora, ese rescoldo de tus afanes académicos, ese trasbordador verbal que te acercaba al cielo.
Por eso traigo hoy a tus oídos, y a los oídos de todas y todos de quienes te acompañamos a tu último refugio, seguramente donde continuaras soñando, debatiendo y acompañándonos en Poder Ciudadano, como un susurro que pueda despertarnos de ese dantesco escenario de los señores de la sombra, una bella poesia.
Son los versos de Benedetti, uno de tus tantos poetas favoritos, que compartimos en las noches de tertulias iluminadas e iluminadoras, quien nos contaba desde el exilio, la tragedia del sur que tanto amaba, que ahora nos toca vivir en carne propia desde esta hermosa tierra poblada hoy de monstruosos y ciegos asesinos.

Desaparecidos

Están en algún sitio / concertados
desconcertados / sordos
buscándose / buscándonos
bloqueados por los signos y las dudas
contemplando las verjas de las plazas
los timbres de las puertas / las viejas azoteas
ordenando sus sueños sus olvidos
quizá convalecientes de su muerte privada

nadie les ha explicado con certeza
si ya se fueron o si no
si son pancartas o temblores
sobrevivientes o responsos

ven pasar árboles y pájaros
e ignoran a qué sombra pertenecen

cuando empezaron a desaparecer
hace tres, cinco, siete ceremonias
a desaparecer como sin sangre
como sin rostro y sin motivo
vieron por la ventana de su ausencia
lo que quedaba atrás / ese andamiaje
de abrazos cielo y humo
cuando empezaron a desaparecer
como el oasis en los espejismos
a desaparecer sin últimas palabras
tenían en sus manos los trocitos
de cosas que querían

están en algún sitio / nube o tumba
están en algún sitio / estoy seguro
allá en el sur del alma
es posible que hayan extraviado la brújula
y hoy vaguen preguntando preguntando
dónde carajo queda el buen amor
porque vienen del odio
Siempre estuvimos esperando tu regreso, flanqueado de ideas, de tu sonrisa de trueno, de tu afecto cristalino, de tu consejo pertinente, y mantuvimos encendidas las luces de la esperanza, hasta que la hora de los boletines aciagos nos cercenó para siempre toda confianza.
Entonces todas las razones y esperanzas se trastocaron en oscuro silencio, desazón, rabia, dolor y este largo ¿por qué? que no termina y se siembra en el corazón con la fuerza de los relojes detenidos.
Y ahora que quiero encontrar palabras para nombrarte en toda tu dimensión, ellas están llenas de sangre, de complicidad y de extraños silencios que no me dejan pronunciarlas.
Pero tu voz resurge de la oscuridad como un torrente limpio que nos contacta con tu imagen fresca de amigo, de padre, de hermano, de hombre soñador capaz de entender y transmitir a los otros esa forma de mirar que bebía horizontes.
Esa visión que procuraba otra sociedad, otra forma de ser y de encontrarnos, en la que afirmabas -siguiendo las razones de otra de tus tantas lecturas-, que los privilegiados no necesitan refugiarse en los centros comerciales para huir de la turba famélica que ataca el paisaje y las personas.
Que requerimos un escenario posible, incluyente, equitativo para recuperar el derecho político a la libertad. E imprimir al ejercicio colectivo de la política un sentido, una dirección, un horizonte capaz de superar este modelo neofascista, inhumano y sanguinario, en nombre del cual, la mayoría es excluida del derecho y de la justicia social.
Desde esa oscuridad recién construida donde las palabras no bastan, emergen las cifras, aterradoras y macabras, que los medios manejan con guantes de cirujanos estéticos para que la rabia no explote, manipulados por ese turista de los problemas que dice gobernar desde la casa de Nariño.
Desde este dolor que no tiene fondo brotan ahora con tu propia voz las cifras inicuas que daban pábulo a tus tristezas, a tus motivos de lucha, a tus justos reclamos por esta Colombia ensangrentada, infeliz y cómplice de sus propias miserias. En tu voz esas cifras repiten las razones para no callarte, para no callarnos, para seguir recordando la utopía que ayudabas a construir:
7.800 desaparecidos,
3 millones y medio de desplazados,
Cientos de cientos de cuerpos y pedazos de cuerpos que saltan de las fosas comunes,
24 millones de pobres absolutos de esta patria maquillada, prostituida.
Los 39.554 paramilitares impunes, limpios de delitos y atrocidades en baños saturnales.
Las cifras ignoradas de victimas acalladas por la complicidad de una ley de oscuridad y de silencio,
300.000 votos fraudulentos
Los 5 billones de ganancias de los agiotistas organizados
Y uno,
Uno,
Un uno ignominioso, un sátrapa luciferino
Un uno fatal con sus manos llenas de tu sangre, de muchas sangres…
Un uno que quiere extender la sombra y el delito sobre el territorio amoroso de quienes queremos como tú, que brille la verdad y que las sonrisas vuelen en los rostros como mariposas felices y luminosas de la otra Colombia posible.
Por ello en tu nombre, querido Jaime, aquí y ahora, convocamos a la más vasta movilización de la sociedad. Por la resistencia civil y la unidad de todos y de todas que nos conduzca al logro anhelado de la democracia plena y nos sintonice con los nuevos vientos de la izquierda latinoamericana.
Compañeras y compañeros:
Desde mi modesta posición política y ante los despojos mortales de un hombre bueno que quería un país más humano, yo invito a los doctores Horacio Serpa, Carlos Gaviria, Antanas Mockus y Álvaro Leiva a concertar y convocar una jornada unificada contra la violencia.
No les pido que renuncien a sus expectativas políticas, a sus afinidades programáticas, a sus sensibilidades culturales, les pido que en medio de esta campaña digan ante el país a una sola voz: ¡no más terror ni violencia contra los opositores!
He llamado a las figuras de la oposición, pero mi llamamiento incluye a todos aquellos a quienes no les resulta indiferente por qué caminos y con qué procedimientos es lícito buscar la victoria.
Ojalá mi voz llegue al oído de los abstencionistas, también de los uribistas que han sido seducidos por la promesa de una paz que creen casi tocar con la mano
Admirado Jaime:
Por ese sueño por el que vivías, vives y vivirás con nosotros. No queremos brindarte un minuto de silencio, porque todo silencio frente a tu muerte será un silencio cómplice con el atropello, con la desgracia, con la injusticia, con las sombras del señor que nos oprime.
Hoy, te tributamos y te seguiremos tributando por donde pase tu nombre y tu memoria, un eterno aplauso de reconocimiento al ser humano, al hombre, al padre, al amigo, al constructor de sueños, al revolucionario y demócrata que prefirió la muerte a los cómplices e interminables minutos de silencio.
Por el crimen de Estado agotado en tu caballerosa figura, el pueblo colombiano habrá de enjuiciar al sombrío personaje que ordenó tu ejecución.
Jaime, tu eres el símbolo de nuestra lucha. Vivirás eternamente en nuestro recuerdo.
¡Hasta siempre comandante!

¿QUIEN MATÓ A JAIME GÓMEZ?

COMPAÑERO JAIME TU CRIMEN NO QUEDARÁ IMPUNE

Fotos tomadas y autorizadas para publicar por Carlos Gómez Velásquez


¿Por qué desaparecieron los brazos y las manos? donde por lo regular se ejerce la tortura

El Gobierno Nacional no quiere decir la verdad sobre la desaparición y muerte de Jaime Gómez. Recurren al argumento del accidente sin previa investigación, es el más cómodo ardid para desviar la lucha de la oposición en el país.


Cadera destruida


Costillas intactas y resto del cuerpo con múltiples fracturas

RESUMEN GENERAL DE LOS HECHOS.

  1. JAIME ENRIQUE GOMEZ VELAZQUEZ, nació en la ciudad de Bogotá el día 20 del mes de Octubre de 1950.
  2. Sus estudios universitarios fueron realizados en la Universidad Javeriana.
  3. Fue dirigente sindical de Sintrateléfonos, Concejal de Bogotá, dirigente social y político, intelectual, docente de varias universidades y asesor de la Senadora Piedad Córdoba.
  4. Jaime Enrique Gómez., era miembro del Partido Liberal; hacia parte del grupo asesor del candidato del partido liberal del Dr., Horacio Serpa y además fue miembro fundador, del equipo directivo y asesor político de la senadora electa por el Movimiento PODER CIUDADANO del partido liberal Colombiano.
  5. Jaime Enrique Gómez V. fue detenido y desaparecido en el Parque Nacional de la ciudad de Bogotá, el día 21de mes de Marzo del presente año, luego de haber realizado una practica deportiva en dicho sitio, siendo aproximadamente las 7 AM., permaneciendo en tal condición hasta el día 22 de abril de 2006.
  6. Durante ese tiempo se activo el Comité de Búsqueda de los Desaparecidos; con la participación de sus miembros y con la colaboración de miembros de la Policía Nacional se realizaron durante tres (3) veces por lo menos un barrido minucioso, metro a metro de los cerros del parque Nacional, con ayuda de perros especializados en la búsqueda de personas, sin resultados positivos.
  7. El día domingo 23 de abril de 2006, siendo aproximadamente las 10:30 a.m. se le informa a la Senadora Piedad que el cuerpo de Jaime Enrique Gómez, había aparecido en las montañas del Parque Nacional. La familia es notificada a la 1:00 p.m.
  8. Ante semejante noticia procedimos a organizar un grupo de familiares y amigos para ir a realizar el levantamiento del cadáver y proceder a su identificación. Esta acción fue impedida por parte de los miembros de la SIJIN, de la Policía Nacional, quienes unilateralmente y sin informar a la Fiscalía o al Instituto de Medicina Legal procedieron a realizar dicho levantamiento, lo cual fue realizado en forma irregular.
  9. Desde las 2:45 P.M., hora en que bajaron con los restos al parecer de Jaime Enrique Gómez, se demoraron hasta las 7:11 P.M. para entregarlos al Instituto de Medicina Legal, cuando normalmente para ir hasta dicho centro no su pueden gastar más de 30 minutos, lo cual es otro hecho irregular.
  10. Aproximadamente a las 7:50 p.m. el señor Ministro del Interior y de Justicia Sabas Pretel de la Vega dio el pésame a la Senadora Piedad Córdoba, pues conoció el resultado del cotejo de la carta dental y las piezas dentales encontradas antes que la familia de Jaime Gómez. Esta circunstancia es otro hecho irregular y sospechoso.
  11. El señor General de la Policía Nacional dió declaraciones afirmando que Jaime Enrique se había caído en los cerros y había muerto como consecuencia de los golpes sufridos en dicha caída y que el procedimiento seguido en el levantamiento del cadáver fue ajustado a las normas legales. Este hecho es otra irregularidad, si bien la SIJIN puede hacer sola estas diligencias al estar activado el mecanismo de Búsqueda Urgente a personas desaparecidas, era perentorio que estuvieran el CTI y la Fiscalía.
  12. Por la forma en que se encontraron los restos mortales de Jaime Enrique Gómez, nosotros los miembros de la Familia consanguínea y los miembros del Movimiento Político PODER CIUDADANO manifestamos:
    • Por la información que tenemos Jaime Enrique Gómez, fue capturado y desaparecido antes de cruzar la Avenida Circunvalar, cuando estaba ya de regreso para su casa.
    • Jaime Enrique Gómez, fue torturado salvajemente y ejecutado con elementos contundentes que le produjeron lesiones en tres partes de la cabeza: occipitales derecho e izquierda y en parte frontal izquierda; los huesos de sus brazos no aparecen completamente, y no se hallaron falanges. Una parte del pie izquierdo tampoco aparece y en la zona lumbar de la columna se presenta una fractura.
    • En forma extraña aparece el reloj, de Jaime Enrique pero no aparecen sus brazos.
    • La mandíbula inferior aparece en un sitio aproximadamente ubicado a 12 metros de distancia, la cual fue encontrada por los familiares y amigos de la víctima y entregada al Instituto de Medicina Legal. Esto corrobora que lo que hicieron los miembros de la SIJIN de la Policía fue absolutamente irregular.
    • Las prendas que tenía Jaime Enrique aparecen en forma diferente: una muestra señales de haber sido destruida mientras las otras están en perfecto estado, lo cual es inexplicable, en la misma forma sus botas de escalar se encontraban limpias y sin haber sufrido daño alguno por el paso del tiempo. Esta es otra irregularidad adicional.

Para nosotros la conclusión es absolutamente clara LA DETENCIÓN DESAPARICIÓN DE JAIME ENRIQUE GOMEZ VELAZQUEZ Y SU POSTERIOR EJECUCIÓN ES UNA CRIMEN DE ESTADO y una prueba más de la forma como se trata en este sistema a los opositores políticos.

denuncia@dondeestajaime.com

COMUNICADO DE PRENSA
FORENSES INDEPENDIENTES AFIRMAN QUE JAIME ENRIQUE GÓMEZ FUE ASESINADO
La COMISIÓN COLOMBIANA DE JURISTAS y los familiares de JAIME ENRIQUE GÓMEZ VELÁSQUEZ, en relación con la desaparición y posterior hallazgo de los restos mortales de este, manifiestan lo siguiente:
1) Ni la Comisión Colombiana de Juristas ni los familiares conocen el informe final del Instituto de Medicina Legal, sin embargo, los medios de comunicación y altos funcionarios del Gobierno han difundido análisis y noticias en el sentido de que la muerte de JAIME ENRIQUE GÓMEZ VELÁSQUEZ se debió a un accidente.
2) Al contrario de lo expresado en los medios de comunicación, tres expertos forenses que actuaron por encargo de la Comisión Colombiana de Juristas, dos de los cuales tuvieron acceso a la osamenta y a los registros fílmicos y fotográficos de la diligencia de levantamiento y recolección de evidencia en el sitio donde fueron encontrados los restos óseos, concluyeron lo siguiente:
El trauma múltiple presente a nivel craneal es consistente con un homicidio, es decir, que los traumas observados necesariamente fueron producidos con la participación de un tercero que infligió las heridas con un instrumento contundente. Debido a la ausencia de los huesos del antebrazo y de las manos, no es posible determinar si hubo signos de defensa que complementen esta interpretación (Subrayas fuera del texto).
3) Adicionalmente, los expertos forenses, después de constatar que los restos óseos solo presentaban fracturas, ocasionadas en los momentos cercanos a la muerte, en el cráneo, concluyeron:
Los traumas a nivel craneal, con sus respectivas fracturas y deformidad plástica[1], sugieren que pueden haberse realizado un mínimo de tres impactos, los cuales fueron causados con un elemento contundente.
Los tres impactos se concentran en el nivel facial del individuo. La ubicación de los impactos en tres puntos diferentes de la cara descartan la posibilidad de que se hayan realizado por un evento accidental, como una caída desde una altura mayor de donde fueron encontrados los restos. Dicha caída posiblemente comprometería el resto del cuerpo y no solo la cara: se esperaría encontrar más traumas a nivel post-craneal producto del impacto, no solo con la superficie del suelo, sino con los elementos que hubieran obstaculizado la caída.
4) Los expertos forenses, después de observar el material fílmico y fotográfico realizado por la SIJIN de la Policía Nacional, advierten que a la luz de las normas nacionales e internacionales sobre la materia, se presentaron deficiencias en dicho material y falta de rigor de los investigadores en la preservación del lugar, en la ubicación en el mismo de la evidencia recolectada y que no se dio una búsqueda exhaustiva de los restos y de la evidencia, todo ello de acuerdo con normas nacionales e internacionales sobre la materia..
No obstante las deficiencias anotadas, el análisis del material permite a los expertos formulara las siguientes observaciones:
Los fenómenos cadavéricos observados en el cuerpo permiten inferir que este se encontraba superficialmente por un periodo de tiempo indeterminado en un lugar húmedo (presencia de adipocira[2], particularmente en la columna vertebral, además de musgos y líquenes adheridos a las prendas), coincidiendo con los datos que se describen en el acta de levantamiento. El cuerpo presenta una descomposición irregular, evidenciado por diferencias en la descomposición de tejido blando. Se entiende que la preservación de gran cantidad de tejido blando en los miembros inferiores se debe a la protección artificial de prendas como el pantalón, las medias, y los zapatos, que protegen el cuerpo al acceso de estos animales y retarda el proceso de descomposición. También se entiende que las zonas más expuestas (como cabeza, manos, y brazos) presentarían una descomposición más rápida. Sin embargo, llama la atención la manifestación de dos clases de preservación de tejido en un mismo espécimen cuerpo, evidenciado por la presencia de tejido momificado[3] en los miembros inferiores simultaneo a la presencia de adipocira en la columna vertebral.
El archivo audiovisual y fotográfico permite observar que los restos del área toráxica y de los extremos inferiores estaban articulados y extendidos, en posición decúbito dorsal suelo (lo cual supondría que el cuerpo se encontraba de espaldas). Dicha posición explicaría la presencia de adipocira en las vértebras, ya que estas estarían en mayor contacto con la humedad del suelo. Sin embargo, llama la atención que los traumas craneales se concentraran en el área frontal, o sea, en la cara opuesta a la que se encontró el cuerpo, esto podría descartar la posibilidad que esta persona haya sufrido los traumas faciales al caer al piso.
5) El robo, como móvil del crimen, está descartado, en la medida en que se encontraron todas las pertenencias que llevaba Jaime, incluidas una suma de dinero en efectivo y un reloj suizo en perfecto estado de funcionamiento.
6) Para la Comisión Colombiana de Juristas y para los familiares las investigaciones deben orientarse hacia los móviles políticos, pues la trayectoria y el papel dirigente de Jaime en el Movimiento Poder Ciudadano así lo indican.
(Sigue información complementaria)

INFORMACIÓN COMPLEMENTARIA AL COMUNICADO DE PRENSA SOBRE JAIME ENRIQUE GÓMEZ VELÁSQUEZ
7) Desde que JAIME desapareció el día 21 de marzo de 2006, la familia ha prestado toda su cooperación a las autoridades encargadas de investigar el hecho aportando evidencias que sustentaban el móvil político de su desaparición.
8) La familia y la Comisión Colombiana de Juristas lamentan que en el transcurso de la investigación se haya presentado falta de coordinación y de oportunidad en las actuaciones de las diferentes agencias del Estado, pues este hecho afectó, sin duda, la eficacia de la búsqueda y dificulta el esclarecimiento de las circunstancias que rodearon la desaparición y muerte de JAIME ENRIQUE GÓMEZ VELÁSQUEZ.
9) Durante los días en que Jaime se encontraba desaparecido, algunos medios de comunicación realizaron informes que pretendían relacionar la desaparición con hechos ocurridos durante la gestión de Jaime, quien fue aproximadamente durante 4 meses Miembro de la Junta Directiva del Fondo de Empleados de la Empresa de Teléfonos de Bogotá. Los periodistas, requeridos por la familia, manifestaron que sus fuentes provenían de los investigadores judiciales, sin precisar nunca a quienes se referían específicamente. Por su parte, los investigadores de la SIJIN plantearon a la familia, que ellos no habían suministrado ninguna información.
10) El domingo 23 de abril, cuando se informó a la policía sobre el hallazgo de unos restos óseos en una zona cercana a los tanques del silencio, arriba de la Avenida Circunvalar, cerca de las 10 de la mañana, inmediatamente circuló la versión de que esos restos correspondían a los de JAIME ENRIQUE GÓMEZ VELÁSQUEZ. La policía le informó a la senadora Piedad Córdoba del hallazgo hacia las 10:30 de la mañana, mientras que a la familia, miembros de la misma institución, solo le informaron a la 1 de la tarde.
11) Ninguna de las autoridades informó a la Fiscalía General de la Nación sobre el hallazgo de los restos óseos y de la probabilidad de que pertenecieran a JAIME ENRIQUE GÓMEZ VELÁSQUEZ, pese a que se había activado un Mecanismo de Búsqueda Urgente bajo la dirección de una Fiscal de la Unidad de Derechos Humanos de la Fiscalía General, circunstancia que era conocida por todas las autoridades, incluido uno de los oficiales de la policía que participó en las diligencias de levantamiento y recolección de evidencias.
12) La Comisión Colombiana de Juristas le informó al Fiscal Coordinador de la Unidad hacía la 1 de la tarde del 23 de abril, pero la fiscal que conocía del Mecanismo de Búsqueda Urgente no llegó al lugar donde encontraron los restos sino que se hizo presente en el Instituto de Medicina Legal hacia las 18 horas de ese domingo 23 de abril.
13) Las diligencias de levantamiento de los restos y de recolección de evidencias la realizó la SIJIN. Según un informe presentado al Fiscal que inicialmente conocía del caso de la desaparición, adscrito a la Unidad Antiextorsión y Secuestro, la diligencia terminó el día 23 hacia las 15 horas y los restos y demás evidencia encontrada en el lugar fueron entregados al Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses pasadas las 19 horas, es decir, cuatro horas después.
14) El 23 de abril los familiares entregaron a la odontóloga de turno en el Instituto de Medicina Legal copia de la carta dental de JAIME ENRIQUE GÓMEZ VELÁSQUEZ y repitieron los datos básicos sobre él, documento e información que ya habían entregado a otras autoridades involucradas en la búsqueda, lo que es una muestra más de la falta de coordinación y diligencia entre las autoridades encargadas de hallar a la persona desparecida.
15) La identificación, por cotejo con la carta dental, se produjo el mismo 23 de abril y de esto fueron informadas, antes que la familia, altos funcionarios del Gobierno como el ministro del Interior, quien solo atinó a expresarle a la Senadora Córdoba sus condolencias pero no hizo ni ha hecho lo propio con los familiares de JAIME ENRIQUE GÓMEZ VELÁSQUEZ. Tampoco concertó nunca con ellos una cita para hablar acerca de la desaparición de Jaime Gómez, no obstante haber sido delegado por la Presidencia de la República, mediante dos comunicaciones dirigidas a DIANA GÓMEZ, en las que se le dijo que el Ministro del Interior la recibiría para atender el caso de la desaparición forzada de su padre.
16) Es de anotar que las investigaciones judiciales son reservadas, incluso para los altos funcionarios del Estado, excepto aquellos que por mandato constitucional y legal participan de la investigación. Por su parte, la ley establece expresamente que no se podrá oponer reserva alguna frente a los familiares de una persona desparecida.
17) Con la aquiescencia de la Dirección del Instituto de Medicina Legal y del Fiscal de la Unidad de Derechos Humanos a quien se le reasignó la dirección de la investigación después de encontrados los restos, abogados y antropólogos forenses encargados por la Comisión Colombiana de Juristas presenciaron las diligencias de necroscopia y examinaron los restos óseos y al material fílmico y fotográfico de la diligencia de levantamiento.
18) El informe forense independiente ha sido realizado por tres expertos forenses, una de ellas residente en los Estados Unidos de América y consultado con tres connotados especialistas igualmente residentes en ese país, quienes llegaron de manera unificada a la conclusión sobre la naturaleza de las lesiones observadas en el cráneo del señor JAIME ENRIQUE GÓMEZ VELÁSQUEZ y su consistencia con un homicidio. .
19) Por todo lo anterior, la Comisión Colombiana de Juristas y los familiares de JAIME ENRIQUE GÓMEZ VELÁSQUEZ, exhortan a las autoridades a seguir realizando las tareas de investigación que conduzcan a esclarecer los hechos, a establecer los autores y partícipes en el crimen y a garantizar su derecho a la justicia, en los términos establecidos en la Constitución colombiana y en el derecho internacional de los derechos humanos.
20) En ese sentido solicitan a las altas autoridades del Estado Colombiano, incluido el Presidente de la República de Colombia, para que se comporten de manera leal en este caso y no presenten información parcial que contradice las evidencias judiciales. Esperan por lo tanto que, en beneficio de la verdad y de la investigación misma, no se sigan utilizando los medios de comunicación y otros eventos para divulgar información amañada y distorsionada sobre la desaparición y muerte de JAIME ENRIQUE GÓMEZ VELÁSQUEZ.
21) En el mismo sentido piden a los medios de comunicación y a la opinión pública que apoyen su demanda de justicia, pues esta no sólo interesa a la familia de JAIME, sino que hace parte de una legítima aspiración del Movimiento Político Poder Ciudadano, de la oposición política colombiana y de la sociedad en su conjunto.
Bogotá, 8 de mayo de 2006.
Información adicional:
CARLOS RODRÍGUEZ MEJÍA, Comisión Colombiana de Juristas
DIANA MARCELA GÓMEZ, Representante de la familia, Celular: 315- 784 25 61